Protocolo para un duelo (III)

Por Héctor Puche

El siguiente relato es basado en las lecciones que un conejo me enseñó durante 7 años.

Parte III

En el post anterior comenté cómo Hermes se convirtió poco a poco en un gran maestro y entrenador para mi vida y la de mi pareja en ese entonces. Hoy explicaré la segunda herramienta del Amor que me ayudó a ir superando poco a poco la muerte de Hermes.

Sábado 9

Asumir – Cada decisión que tomas tiene una consecuencia, un resultado, te lleva a una experiencia y eres el único ser en el planeta que tiene el poder de interpretar esa situación desde el sufrimiento o desde el aprendizaje (comprensión).

fileMi primer pensamiento fue: ¿habré ocasionado yo su muerte? y de ser así, ¿cómo me lo voy a tomar? Empecé a recordar todos los alimentos que le había dado en los últimos 5 días y me vino a la cabeza una planta que creció en el huerto que tengo en casa de manera rápida y sospechosa.

De tantas lecciones que Hermes de dio una de ellas fue que todo lo que te lleves a la boca, huélelo antes. Tienes un sentido que fue diseñado, entre otras cosas, para cumplir la función de alarmar a tu sistema de defensa si un alimento está en condiciones óptimas para ser ingerido. ¿Cuántas veces hueles la comida antes de comértela? ¿Te han dicho alguna vez que oler la comida es de mala educación?  Pues bien, Hermes lo que olía y no se comía era potencialmente tóxico para él.

Cuando arranqué la planta que tenía en el huerto, se la di para que la oliera. Él se acercó cautelosamente, la miró, la olió por varios lados rápidamente y pasó el filtro. En pocos segundos la planta ya formaba parte de su sistema digestivo. Luego la planta no le había matado. Yo no lo había matado. Esa idea se convirtió en recurrente y circular a lo largo de ese día, pero tuve que redireccionar mis pensamientos hacia la comprensión y los resultados. Hermes no se iba a auto-envenenar. Era prácticamente imposible.

Sigue mis redes sociales y no te pierdas la próxima publicación sobre cómo superar una pedida y como el duelo puede ser un gran aliado en el desarrollo de la consciencia.

En el próximo post hablaré del Agradecimiento.