Protocolo para un duelo (VI)

Por Héctor Puche

El siguiente relato es basado en las lecciones que un conejo me enseñó durante 7 años.

Parte VI

En el post anterior comenté cómo Hermes se convirtió poco a poco en un gran maestro y entrenador para mi vida y la de mi pareja en ese entonces. Hoy explicaré la quinta herramienta del Amor que me ayudó a ir superando poco a poco la muerte de Hermes.

Martes 12

Actuación – Ser consecuente con lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace es uno de los procesos de desarrollo de consciencia que más se tarda en lograr. Culturalmente hemos aprendido a ser disonantes cognitivos. Pensamos una cosa, decimos otra y actuamos de manera contraria a las dos anteriores.

file4Mi forma de actuar armonizando con la coherencia fue suspender mi trabajo (el que pude permitirme) durante estos días y cada cosa que hacía buscaba una comprensión y trascendencia para mi duelo.

Reuniones, viodeconferencias, sesiones de coaching, formaciones, lo que no pude re-agendar lo asumí dando la mejor versión de mi mismo. Cuando no tenía ganas o me sentía emocionalmente muy bajo, me permitía abrazar ese dolor y desde la calma seguir trabajando, pero a un ritmo más pausado. Ese era el objetivo. Puedo asegurar que lo cumplí a un 90%. Todavía me queda mucho por aprender.

Actuar desde el servicio, no dejar a un lado tu propósito y dar la mejor versión de ti en cada momento en una situación de duelo, duele a ratos. Hay que procurar mantener la energía vital muy alta. No descuidar la alimentación, hidratarse bien, descansar cuando el cuerpo te lo pida y sobre todo llorar cada vez que quieras desahogarte.

Sigue mis redes sociales y no te pierdas la próxima publicación sobre cómo superar una pedida y como el duelo puede ser un gran aliado en el desarrollo de la consciencia.

En el próximo post hablaré del Respeto.